ilustracion de claude Garamond

¿Por qué Garamond?

/ abril 10, 2017

Hace casi 500 años a esta persona se le ocurrió una idea, era una idea sencilla que fue brotando poco a poco en su mente, alimentada por una meta, un desafío, un objetivo.

Es un proceso de muchas variantes esta etapa en que la idea seduce a su pensador, crucial para definir si seguir dándole forma o descartarla. Cuanto tiempo en su mente, cuantas idas y venidas, confiar en la idea o en la capacidad de ejecución.

Se dice que hay factores a tener en cuenta que ayudan para tomar el salto. Por ejemplo las condiciones del mercado, financiación o tener el equipo adecuado. Pero hay uno que consideramos que es más importante que cada uno de estos, vital para que la idea crezca y llegue a las personas adecuadas, personas que compartan las mismas creencias y que inevitablemente se sientan inspiradas por la idea. Este factor es el propósito, la causa, la razón de ser de la idea y el por qué debería importarle a los demás.

Claude Garamond era un tipógrafo en los inicios del renacimiento que tenía muy clara la importancia de tener un propósito por delante de todo. Confió y creyó en que era el momento de enfrentarse a 1000 años de escritura a mano para abrir paso a una nueva revolución tipográfica impresa, siendo uno de los pioneros, inspirando a miles de tipógrafos de su época y del futuro.

Garamond no solo nos dejó un elemento de diseño único, sino que abrió paso a una nueva generación de tipógrafos, que al igual que él, creyeron en que era el momento de seguir evolucionando en el lenguaje escrito. Quizás es por esto, que pasados casi 500 años, aún conservamos el resultado de su trabajo en nuestras computadoras, conservando el producto de su idea y el nombre de su creador, porque siempre recordaremos a aquellos que nos inspiran y nos muestran nuevos caminos.

Lo importante no es la idea, sino realizarla, y no sabrás si funcionará hasta que lo intentes.

Tags:

Recibe novedades en tu email

Más artículos